martes, 11 de octubre de 2011

Pemex, Repsol y Cupet, la lucha por el petróleo del Golfo de México

                                                                                                


Juan Balboa
El gobierno de México tiene urgencia de que Petróleos Mexicanos (Pemex) realice alianzas estratégicas con empresas  petroleras con experiencia de explotación de grandes yacimientos en aguas profundas.
Petróleos Mexicanos sorprendió, hace unas semanas, al mercado petrolífero del mundo al aumentar a 9.8  por ciento -5 por ciento de los títulos - su participación accionaria en Repsol, mediante el desembolso de un mil 700 millones de dólares.   
La adquisición de los nuevos títulos en Repsol ha generado polémica pero la paraestatal mexicana ha hecho una defensa a ultranza de la compra del 5 por ciento de las acciones en la ibero-argentina Repsol Yacimiento Petrolífero Fiscales (YPF).
Su principal argumento en el aumento de su participación en las acciones de Repsol, se ha basado en que su participación le facilitará la incursión en proyectos en aguas profundas.
Y tiene razón la paraestatal Petróleos Mexicanos, pues Cuba tiene avances sustanciales en la investigación y exploración del petróleo que comparten ambas naciones en el Golfo de México.
Y Repsol es una de las siete empresas extranjeras que posee en Cuba derechos sobre un bloque exploratorio costa afuera de seis campos y el bloque 35.
Para nadie es un secreto que Cuba podría iniciar antes que México la producción de crudo en  grandes yacimientos ubicados en aguas profundas del Golfo de México con reservas “altísima de producción”, según estudios de empresas de cinco países, estimadas en unos 20 mil millones de barriles.
El director de Exploración y Producción de la Industria Petrolera Cubana, conocida comercialmente como Cupet, Rafael Tenreiro, ha confirmado reiteradamente que en los mares cubanos del Golfo de México –ubicado entre los bordes marinos con México y Estados Unidos- se descubrió  “una nueva provincia petrolera” que no ha sido perforada ni tocada y que tiene el mismo potencial petrolero de yacimientos como Cantarel en México.
“El aliciente adicional de esta nueva región petrolera es que estaremos en mejor zona, con mejor conservación, por lo tanto los crudos de ahí son  ligeros. Hacia al norte están los escenarios asociados  a las plataformas de Yucatán y de Florida en donde hay elementos históricos de grandes producido de petróleo.
“La nueva zona petrolera en el Golfo son muy parecidas a las principales regiones que producen petróleo en México. Existen elementos análogos con regiones de petróleo en países vecinos: Poza Rica, en México, y Texas y Louisiana, en Estados Unidos.

                                                                                                      

“Pero sobre todo existen similitudes con cuenca al norte, continuación de la zona de producción de petróleo  de aguas profundas en Estados Unidos y el cinturón al Este de México”, ha dejado en claro Rafael Tenreiro, el responsable de las relaciones con las empresas extranjeras que perforan y hacen producir pozos petroleros en la isla.
La nueva provincia petrolera cubana – en donde se podrían encontrar yacimientos gigantes y super gigantes- tiene características geológicas similares a países como México, Arabia Saudita, naciones del Oriente Medio, Irán, en donde se encuentra el 70 por ciento de las reservas mundiales de petróleo.
Cuba ha descartado que pueda sustraer el petróleo de México, “eso no es posible, tecnológicamente  es imposible”.
El director de Exploración y Producción de la Industria Petrolera Cubana ha negado de forma reiterada que en el Golfo de México se utilice la famosa teoría del popote. “No creo que los mexicanos nos roben, mucho menos que nosotros robemos a los mexicanos, hay respeto”.
        
     Cuba tejió una alianza con varias empresas

La búsqueda de petróleo en el Golfo de México es una prioridad nacional, cuasi de existencia de su sistema socialista, para el gobierno cubano.
Los pasos que el gobierno del general Raúl Castro realiza n en esa dirección, hoy es una realidad con la incorporación de empresas petroleras de Rusia y Venezuela en la exploración y explotación del petróleo en aguas cubanas del Golfo de México.
La empresa Gazprom Neft, el quinto mayor productor de petróleo de Rusia y brazo petrolero de la compañía de energía Gazprom, confirmó, a fines del 2010, que adquirió el 30% de un proyecto de la empresa malaya Petronas para explorar y desarrollar cuatro bloques en aguas cubanas del Golfo de México, una de las zonas más importantes del mundo compartida con Estados Unidos y México.
Pero no es la única interesada en buscar el tesoro negro en una región con grandes reservas de crudo. Días antes, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, había anunciado en La Habana que la empresa petrolera estatal PDVSA empezaría a perforar su primer pozo de petróleo en la isla.
La compañía venezolana reportó que había encontrado grandes acumulaciones en una porción de las aguas profundas de Cuba. Chávez aseguró que PDVSA había encontrado pruebas sísmicas de tres dimensiones.
Seis eran las compañías extranjeras asentadas en la llamada Zona Económica Exclusiva (ZEE): Repsol-YPF (España), Norsk-Hydro (Noruega), ONGC (India), Petronas (Malasia), PDVSA (Venezuela) y PetroVietnam (Vietnam).
Cuba acelera sus  platicas con empresas estatales y privadas con experiencia y tecnología de aguas profundas  de varios países para explotar la llamada Fosa Oriental del Golfo de México - una formación geológica que concentra unos 20 mil millones divididos en 59 bloques-, que se encuentra en las fronteras marítimas con México y Estados Unidos, la cual comprende un área de 112,000 kilómetros.CVV.

                                                                                                           

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada